Renfe se lanza en Twitter

Hacía tiempo que esperaba yo este momento… ¡Renfe se anima y se arriesga creando un twitter corporativo! Ahora, disponemos de atención directa con @Renfe, pero habrá que ir viendo qué tipo de servicio ofrecerá la compañía ferroviaria a través de Twitter. Y, claro está, si podrá gestionar el más que posible alud de quejas y peticiones de los usuarios – algo que por cierto me hace pensar en si en Catalunya también debemos referirnos a la presencia online de esta compañía o si bien también la gestión digital es independiente como sucede con otras compañías-.

Sigue leyendo

Anuncios

Ojos que no ven, corazón que no siente

Nunca había pasado más de dos horas sentada en los bancos de una estación de RENFE, sola y de madrugada. Así que nunca me había percatado de ciertas realidades que sí he leído, visto y escuchado en noticias, crónicas y reportajes. Hacía frío, pero en el centro de Barcelona no conseguí encontrar ningún establecimiento que me ofreciera algo calentito (un café, una infusión…), así que opté por bajar las escaleras que concluyen en los accesos a las vías de tren y metro y para mi sorpresa, hacerme un hueco en la estación entre medio de un número significativo de sin techo que buscaban un refugio para una noche de invierno en la ciudad condal.

Sigue leyendo

La desinformación de RENFE le cuesta su reputación

Un día más tengo que vivir la ineficacia de RENFE. Como usuaria puede entender que la catenaria no funcione, que por la lluvia se produzcan retrasos, que por cualquier razón la circulación se vea afectada (sí, como por ejemplo el miércoles que fue el día de la huelga general).

Sin embargo, lo que ya está empezando a mosquearme es la mala gestión de la comunicación, acompañada de unos precios para nada bajos de un servicio que hace tiempo que no cumple al 100%. No se trata de una rabieta, sino de vivir a diario situaciones surreales que: 1) te ponen de mal humor, 2) te hacen llegar tarde a tus compromisos, 3) te suponen quedarte encerrada más de media hora (y una, y dos) en un vagón y no recibir ninguna explicación hasta pasado bastante rato, y un largo etcétera. Sigue leyendo