Ojos que no ven, corazón que no siente

Nunca había pasado más de dos horas sentada en los bancos de una estación de RENFE, sola y de madrugada. Así que nunca me había percatado de ciertas realidades que sí he leído, visto y escuchado en noticias, crónicas y reportajes. Hacía frío, pero en el centro de Barcelona no conseguí encontrar ningún establecimiento que me ofreciera algo calentito (un café, una infusión…), así que opté por bajar las escaleras que concluyen en los accesos a las vías de tren y metro y para mi sorpresa, hacerme un hueco en la estación entre medio de un número significativo de sin techo que buscaban un refugio para una noche de invierno en la ciudad condal.

Quería hablaros de sensaciones, sentimientos que me invadieron mientras yo, allí sentada y murmurando lo mal montado que está el transporte público al salir de la ciudad, comenzaron a invadir mi conciencia. De lo racional a lo emocional, me fue imposible dejar de observar mi alrededor: un chico con alguna copa de más que se peleaba con la cabina al no ser capaz de colgar el auricular, algunas parejas que acurrucadas esperaban su tren… pero si algo me impactó fue el elevado número de indigentes, de personas sin techo que se cobijaban a las puertas de los accesos al tren (viaje que muy posiblemente tampoco podrían permitirse). Concretamente, me llamó la atención un señor que vestido con una bata azul a cuadros y unas alpargatas estaba hablándole de política y de las elecciones autonómicas a una pareja de mediana edad. Y, casualmente, hoy leo en el nuevo diario catalán Ara (de antiguos periodistas del Avui) que “Aumentan los parados que con un nivel medio de estudios caen en la indigencia”.

Resulta que el domingo 28 de noviembre es el Día de los Sin Techo. ¿Lo sabías? Y, mi reflexión: ¿son uno más de los grupos que van a sufrir con mayor intensidad las diferencias no sólo de clase sino también de analfabetismo digital?

3 pensamientos en “Ojos que no ven, corazón que no siente

  1. Pingback: Tweets that mention Ojos que no ven, corazón que no siente « Clipping, el blog de sabripatri -- Topsy.com

  2. Es triste que esté sucediendo ésto, y más triste aún que los políticos de turno no hagan nada al respecto.Yo no soy de las que creen que hay que darles todo servido, porque no creo que ésa sea la solución. Pero habrá que generar los mecanismos para hacer que ésto deje de suceder porque sino, no estamos tan lejos de ser un país subdesarrollado, dado que la indigencia es uno de los índices que lo determinan…
    Pero, hay algún proyecto social que se esté llevando a cabo para reinsertar a toda esa gente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s